1989

“Nos lanzamos hacia lo prohibido y deseamos lo que se nos niega”, gran frase del clásico Ovidio repetida hasta el hartazgo por Nietzsche, uno de los filósofos modernos que hoy estaría cautivado por la red de 280 caracteres. ¿Quién se animaría a atravesar la línea de los leones, sino lo hiciera envalentonado por esa sed de arrojarse a lo vedado de la que hablaba Ovidio? En esta oportunidad, el peronismo recorrerá ese camino inexplorado ya que su actual e indiscutible conductora, Cristina Fernández, tomó la decisión inédita de pasarle el bastón de mariscal a Alberto Fernández, un cuadro político partidario más porteño que el Café Tortoni, con el cual el peronismo se apartará de su histórica saga de líderes con olor a tierra adentro, arrancando desde el fundador del movimiento Juan Perón, pasando por Carlos Menem y llegando hasta Néstor Kirchner. LEER MAS

La banalidad de los CEO (*)

“El mundo atribuye sus infortunios a las conspiraciones y maquinaciones de grandes malvados. Entiendo que se subestima la estupidez”, dice Adolfo Bioy Casares en el Breve Diccionario del Argentino Exquisito. Con el gobierno en la recta final y sin acceso a boxes posible, los análisis de la crisis permanente en la que consistió la gestión macrista, comienzan a florecer en un proceso que parece emular la tala y quema del campesinado tradicional. Y así, el arribo de los bestsellers es tan solo cuestión de tiempo. Como también lo es su presencia en las mesas de saldos y retazos de la Avenida Corrientes. LEER MAS

Y al primer día Alberto Biró al consenso y el orden (*)

“Entiendo la legitimidad del reclamo, pero el paro en Aerolíneas Argentinas le complica la vida a mucha gente”, disparó en estas horas Alberto Fernández, ante la actitud desafiante del gremialista de pilotos, Pablo Biró. Pura lógica. No sólo porque ya actúa en su rara condición de presidente virtual (perdón Juan Domingo, pero hoy en día  la única realidad es la virtualidad), sino también porque el principal leit motiv de la campaña del kirchnerismo en 2017, fue también un diagnóstico de la situación argentina. “Este gobierno le desordenó la vida a todos” enunciaban dirigentes y militantes. Faltando menos de tres meses para el cambio de mandato, y sobre la recta final del macrismo, no hay dudas de que la afirmación sigue siendo acertada. LEER MAS