Alternativa Federal, primer paso hacia un Cambiemos II (*)

Tenemos un gobierno con el culo pesado, con el pecho frío, que nos ha abandonado a todos los que pusimos el pecho porque se piensan que por ser PRO ganaron y ganaron porque toda la gente se puso en contra de algo que fue terrible” sentenció Alfredo Casero, sin recurrir esta vez a la metáfora del flan que luego no supo explicar ni el mismo. Semejante diagnóstico del polémico artista podría pasar desapercibido, salvo por el hecho de que es compartido por las dos figuras más taquilleras de Alternativa Federal, Sergio Massa y Juan Manuel Urtubey de acuerdo a flamantes datos de Synopsis. La jugada de ambos, extensiva a los otros gobernadores y figuras políticas que terminaron completando una mesa de 12 fantásticos, es atraer a gran parte de los desencantados de Cambiemos, sustituyéndolo por un armado superador que no sólo contenga a parte del electorado defraudado por Macri, sino también a un grupo de dirigentes del actual oficialismo, algunos de ellos de origen peronista, que pueden ayudarles a limpiar un archivo donde abundan imágenes que los asocia con “algo que fue terrible”, Casero dixit. LEER MAS

No te vimos venir, Jair (*)

Titularía en primera persona pero me resulta imposible no sumar, al menos, a la diputada paulista Janaina Paschoal al reducido grupo de quienes no le dábamos crédito electoral al flamante presidente Jair Bolsonaro. Por supuesto, para ella el castigo de no ser la vicepresidente electa, supera con creces el error de pronóstico de un analista político que, en el extremo, no pasa de sufrir el bardeo de algunos colegas que, con el diario del lunes, pareciera que le prestaban atención a este capitán del ejército desde los tiempos de Cemento. En tal sentido, la diputada que desestimó en su oportunidad la oferta de Bolsonaro, tampoco tiene porqué sentirse mortificada, ya que se suma al selecto club integrado por dirigentes como Ernesto Sanz, quien desechó en 2015 la posibilidad de acompañar a Macri en la fórmula presidencial, basado en un cálculo, nada descabellado, que le adjudicaba mayores chances presidenciales a Scioli y, a continuación, un sillón seguro en la futura Corte Suprema de Justicia nacional. LEER MAS