Sin margen para seguir jugando al aprendiz de brujo (*)

“Cautelar levantada. Basta de ataduras. Basta de cepos. Arranca una nueva etapa. Los argentinos, listos para emprender y crecer, vamos a abrir el juego para permitirle a las provincias y al sector privado que tengan acceso al crédito que no tuvieron en los últimos años”, decía el ex ministro Prat Gay a principios de 2016. De esta manera, la administración Macri le rendía homenaje a la película más espectacular realizada por Walt Disney: Fantasía. Allí Mickey, en calidad de aprendiz de brujo, recurre a la magia para evitar el esfuerzo de cargar unos baldes de agua sobre su propia espalda. En un mismo sentido, con aquella señal de apertura al ingreso de capitales del exterior, Macri volvía a encender la llama de una ilusión recurrente en la historia argentina. Basta con abrir la tranquera a la entrada indiscriminada de dólares del exterior, para evadirnos de la responsabilidad de generarlos por nosotros mismos, a partir de la combinación requerida de entusiasmo, imaginación y espíritu empresarial. LEER MAS