Pacto Vidal-Massa para bloquear a Cristina, como sea (*)

“Le haré una oferta que no podrá rechazar”. Mediante esta frase, el capo mafia más famoso del cine, Vito Corleone, le asegura un papel protagónico a su protegido, el cantante Johnny Fontane. El rótulo de “oferta” es metafórico: el padrino no propone, sino que impone. En esta ocasión, garantizará su promesa a través de una invitación especial a quien asigna los papeles de la película: la cabeza sangrante de su caballo preferido. Hasta hace pocos meses, ese era el tono más probable de cualquier negociación entre Vidal y Massa. Sin ir muy lejos, a diciembre del año pasado, la gobernadora podía mojarle la oreja al tigrense con sus dos batacazos electorales, más su récord de casi tres años al frente de todas las mediciones nacionales de imagen, cualquiera fuese el encuestador. Ni hablar del antecedente histórico de ser la primera gobernadora provincial que “está poniendo en vereda a todos los machos de la provincia”, Macri dixit. LEER MAS

Pichetto presidente o vice (*)

“A un paso de la presidencia y ningún voto emitido a mi nombre, la democracia está tan sobrevalorada”. Semejante sentencia de Frank Underwood no pertenece solamente al mundo de ficción, sino probablemente sea parte del mundo real para la tribuna local de House of Cards. El que se quemó con leche ve la vaca y llora. Sin embargo, hoy resulta inevitable asignarle alguna posibilidad a un escenario de entrega anticipada del poder, sin elecciones previas en el medio. El combo de dólar fuera de control, aunque encorsetado por debajo de los 30 pesos con una batería de medidas extremas implementadas a partir del salvataje financiero del FMI, más la caída de popularidad de Macri a un nivel que vuelve competitiva a Cristina, configura un escenario de tormenta perfecta. No hace falta ser un avezado Mindhunter para decodificar el comportamiento de inversores como Warren Buffett o Jeff Bezos cuando descuentan un abrupto cambio de reglas a un año vista. Ni hablar de Paul Singer, el Gordon Gekko real propietario del fondo buitre NML Elliott. LEER MAS

Tinelli alucina a un peronismo sin cancha (*)

“No vio a ningún Dios allá arriba”, sentenció el ex presidente soviético Nikita Kruschev acerca del primer viaje espacial protagonizado por Yuri Gagarin en 1961. Tal apreciación podría replicarla al pie de la letra cualquier allegado a los distintos dirigentes del “peronismo racional”, massistas en especial, que trajinan a menudo hacia el bunker de Marcelo Tinelli, con la misión de convertirlo en la réplica local de Donald Trump. La búsqueda de un outsider del sistema político con la varita mágica para quebrar la exasperante polarización entre las fuerzas lideradas por Macri y Cristina que, según encuesta reciente de Grupo de Opinión Pública en área metropolitana, acapara hoy alrededor del 60% del electorado, no resulta nada descabellada. Sin embargo, el Bailando por Tinelli Presidente puede ser tan conducente para el peronismo dialoguista como la ocasional búsqueda de Dios en el espacio por parte de Gagarin. LEER MAS